miércoles, 26 de agosto de 2015

LA RECTORAL DEL BALCÓN



     Un abandono que apareció por casualidad cuando, en un arrebato (que ahora creo que fue una señal del radar que siempre llevamos encima), me desvié del camino de vuelta a casa hacia un pueblo que no conocía. 

     Extasiada por la imagen que tenía enfrente, me quedé embobada mirando el exterior durante varios minutos sin articular palabra. Esta es la clase de degradación que me encanta ver en estos lugares. Sin salir del asombro, subo las escaleras y cruzo la puerta...

     El interior está destrozado, pintadas, mazazos, expolio... Después del primer bajón recupero el entusiasmo, aquella casa seguía siendo impresionante. 
     Por su ubicación y su contenido, es evidente que fue una casa rectoral, vivienda del cura parroquial, aunque no descarto que haya tenido otros inquilinos. No me imagino al cura como un gran consumidor de la Super Pop de los 80.











¿La casulla?










En una especie de anexo de nueva construcción...













Subimos a la segunda planta...




¿La sotana?






















Seguimos subiendo hasta el desván...












Nos vamos...












     Antes de volver al coche me quedo observándola otro buen rato, con la sensación de haber llegado justo a tiempo para conocerla, antes de que esa maraña de enredaderas devore por completo esta preciosidad...





4 comentarios:

  1. Menudo lugar para pasarse horas haciendo fotos, muy buen reportaje, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Muchísimas gracias, Pedro, por tu visita y tu comentario que siempre me animan a seguir buscando nuevos lugares. Un saludo!!

      Eliminar
  2. Vaya pasada de lugar. Muy buen reportaje.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Malina! Encantada de que te haya gustado :) Saludos.

      Eliminar